Viernes 23 de Octubre del 2020
 Facebook Totana Noticias
Totana Noticias

Pablo Costa, una vida repartida entre la docencia y el deporte. - 11/10/2020

Un maestro  del deporte  

Pablo Costa ha practicado todo tipo de deportes a lo largo de su trayectoria Pablo Costa es un auténtico animal deportivo para el que el deporte ha sido una parte de su vida muy importante desde que era joven.

Estudió en el colegio de “La Milagrosa” y en la escuela de Mateo García antes de pasar al IES “Juan de la Cierva”. Posteriormente cursó Magisterio en la Escuela de Magisterio de Murcia, una formación a la que posteriormente añadiría las carreras de Geografía e Historia y Pedagogía.

El deporte y la docencia han formado en su persona un tándem perfecto, dos facetas que ha podido conjugar como profesor de Educación Física, una especialidad a la que accedió cuando

desde el Ministerio de Educación se implantó la Educación Física como asignatura en las rscuelas y se ofreció al profesorado con titulación deportiva poder acceder a impartir la asignatura. Cuando así ocurrió él optó a ello y pasó de impartir clases de Geografía a Educación Física.

El deporte ha sido una constante en su vida, no en vano ha jugado o practicado fútbol,  baloncesto, fútbol sala, orientación, bádminton, voleibol…

Paralelamente la docencia le llevó por diferentes destinos hasta asentarse laboralmente en el instituto “Miguel Hernández” de Alhama de Murcia. Pero antes de ello, su primer destino fue un colegio de Murcia, al que siguieron otros de Alcantarilla, Águilas, Beniel, Murcia y Ceutí, hasta recalar en Alhama, donde se había implantado el Grado Superior en Animación de  actividades Físicas y Deportivas (TAFAD), tras aprobar una oposición. Allí lleva ya 25 años disfrutando con la enseñanza del deporte a los cientos de alumnos que han pasado por sus clases.

En deporte se puede decir que ha tocado todos los palos, pues empezó jugando al fútbol y ha pasado por distintas disciplinas deportivas.

En fútbol jugó con los juveniles del Olímpico, logrando una de las temporadas el ascenso a División de honor, y más tarde estuvo una temporada con el Olímpico y con la Unión Deportiva Totana, que en la época era como un filial del primero.

Sin embargo, tuvo que dejarlo al no poder compaginar los estudios con los entrenamientos, al estar ya en la Universidad de Murcia estudiando.

También ha jugado al fútbol sala con el CD Capuchinos, una larga etapa de la que guarda muy buenos recuerdos, y que llegó a simultanear durante tiempo con su participación también en el equipo del Club Baloncesto Capuchinos.

En fútbol sala llegó a jugar en División de Honor a nivel nacional, en una época en la que recuerda que se produjo el boom de este deporte y en el municipio de Totana había una gran afición.

Gracias al CD Capuchinos de fútbol sala recorrió gran parte de España y eso precisamente fue la causa de que tuviera que abandonar el baloncesto, ya que resultaba imposible compatibilizar no solo entrenamientos, sino la disputa de encuentros en un mismo fin de semana. Por ello, se centró en el fútbol sala compartiendo parqué con jugadores de gran talla, como Chorla y Míchel y sobre todo grandes momentos deportivos, pues recuerda que llegó incluso a jugar un Campeonato de España. Fueron sus tiempos deportivos más intensos, formando parte de un equipo que califica como muy competitivo y del que él fue capitán durante años, fruto   posiblemente de su carácter conciliador.

Cuando dejó el fútbol sala, en torno a los 36 años, si algo tenía claro Pablo era que no iba a estarse quieto y ahí comenzó su afición por la orientación, un deporte más novedoso en la época pero que en Totana cuenta con gran afición, gracias en parte a personas como él que lo han impulsado. A la orientación llegó casi por casualidad, cuando se apuntó a un curso de la Escuela de Animación y Tiempo Libre de Murcia sobre este deporte, que le gustó y comenzó a practicar.

Se inició así un largo idilio que le llevó a colaborar en la organización del I Trofeo Fiestas de  Santiago de Orientación, organizado por la Concejalía de Deportes en torno a los  primeros años de la década de los noventa, y posteriormente, junto a otras cuatro o cinco personas, a fundar el Club Orientación Totana. Al frente del mismo ha estado durante unos 25 años, tarea que ha dejado desde hace unos cuatro años para ser un socio y un deportista más. Precisamente, en Orientación ha logrado también importantes éxitos como por ejemplo el Campeonato de España de veteranos.

Además de practicar deporte, también ha sido entrenador de atletismo, bádminton, balonmano, baloncesto y voleibol.

Y es que su vida, de una manera u otra, la divide siempre en dos partes: la enseñanza y el deporte, que en su condición de profesor deportivo o entrenador han confluido además de una manera perfecta. Señala que son dos facetas a las que concede la misma importancia y que se complementan, pues resalta que si el deporte le ha ocupado media vida, la docencia ha acaparado la otra mitad, definiéndose además no sin cierto orgullo como un maestro vocacional.

Sobre qué le ha aportado el deporte en su vida dice que sobre todo valores como el espíritu competitivo, sacrificio, superación, esfuerzo, saber aceptar la derrota, compañerismo... Precisamente, valores que él mismo intenta transmitir a sus alumnos o pupilos ya sea como profesor o cuando ha sido entrenador.

En la etapa de confinamiento a raiz del COVID 19 dice que a pesar de las circunstancias no lo ha pasado mal: “He repartido mi tiempo entre las clases por la mañana con mis alumnos y por la tarde viendo documentales y ya cuando se pudo empezar a salir, comencé a hacer deporte”, explica.

Entre sus satisfacciones personales en el mundo del deporte resalta, su participación en la etapa dorada del fútbol sala en Totana o el Campeonato de España de veteranos de Orientación, entre otras, y que como entrenador haya tenido la oportunidad de que una de

sus alumnas de Alhama de Murcia, Rosa Sánchez Bishop, participara en un Campeonato Europeo de Orientación escolar.

En materia deportiva opina que en Totana siempre ha habido un gran interés y destaca en este sentido que es uno de los municipios de la Región de Murcia con  más clubes. Al respecto, pone en valor la amplia oferta de deportes para practicar que existe, que hace a su juicio que “todo deportista pueda encontrar una parcela donde integrarse”. Eso sí, quizás por tanta dispersión deportiva recuerda con cierta nostalgia cuando existían equipos o clubes muy potentes como épocas fuertes del CD Capuchinos de fútbol sala o del Olímpico de Totana, cuando cada partido se llenaba de público para animar a estos equipos. Sobre su futuro, aunque le queda un año para jubilarse como profesor, dice que al menos solicitará continuar un año más, ya que disfruta con su trabajo y alumnos y tiene ganas de continuar.

En el plano meramente deportivo seguirá haciendo deporte y como mínimo, se ve en un futuro más lejano andando por la sierra.

Quizás cuando tenga más tiempo también se dedique a la pintura, una afición que tiene aparcada pero que le ha gustado siempre. De hecho, de joven estuvo tres años en la Escuela de Artes y Oficios de Murcia, con dos de los mejores profesores que se podían tener, según dice: Pedro Avellaneda y Muñoz Barberán. Una afición a la pintura que ya había germinado en él en su etapa del instituto, cuando tuvo también entre sus profesores al reconocido pintor Aurelio.

Como se ve, tiempo para aburrirse no va a tener este docente vocacional y amante del deporteque ha sabido consagrar su trayectoria vital a estas dos parcelas.

















Totana