GRAN FIRMEZA Y ACTITUD DE JORGE MARTÍNEZ EN SU CONFIRMACIÓN DE ALTERNATIVA EN MADRID

GRAN FIRMEZA Y ACTITUD DE JORGE MARTÍNEZ EN SU CONFIRMACIÓN DE ALTERNATIVA EN MADRID

Con la plaza de toros monumental de Las Ventas de Madrid a rebosar, se celebró este viernes, 24 de mayo, la décimo tercera corrida de toros de la Feria de San Isidro. Era el día elegido por la principal figura del toreo actual, Andrés Roca Rey, para su primera comparecencia en el serial taurino con más importancia del planeta taurino, pero también las miradas estuvieron puestas en un joven de Totana candidato a entrar con fuerza en las ferias, Jorge Martínez, que confirmó la alternativa. Completó el cartel Cayetano Rivera Ordóñez. Para la ocasión se lidiaron reses de la ganadería del Conde de Mayalde.

Un torero de la Región de Murcia volvió a confirmar la alternativa en Madrid tras casi 11 años sin que esto sucediera, una alegría y esperanza para una comunidad que en los últimos años ha sufrido bastante, en cuanto al futuro taurino se refiere. Lo hizo Jorge Martínez, hecho en la escuela taurina de Almería, pero más murciano que los limones, eso no se puede negar. Jorge, vestido con el tradicional blanco y oro, recibió a «Estafador», toro que quedará siempre grabado en su carrera taurina, con suaves verónicas ante la embestida desentendida del burel. Derribó en el caballo el del Conde de Mayalde, y a la salida atropelló a Jorge Martínez, cogiéndolo por el muslo. Afortunadamente, no hubo consecuencias. A la salida del segundo puyazo, el toro le hizo hilo a Cayetano, persiguiéndolo y atrapándole en los medios de espaldas, por la chaquetilla. Ambos toreros se libraron de milagro.

Tensión en la plaza que luego se tradujo en un tercio de banderillas emocionante por parte de Juan Rojas y José Magaña. Tras la ceremonia de confirmación, y mientras Cayetano se marchaba a la enfermería tras el trance sufrido, Jorge brindó la faena del toro de su confirmación a su apoderado, el torero Ruiz Manuel. El toro, bruto, echó la cara arriba, pegando tornillazos y poniéndolo difícil. El de Totana aplicó firmeza y mando, sacando muletazos muy meritorios por ambos pitones. Estuvo muy de verdad Jorge ante un toro que cuando se sintió podido, sacó sosería. Mató de estocada desprendida de efecto fulminante.

Salió de la enfermería Cayetano para saludar al segundo de la tarde sin demasiado lucimiento. Se empleó poco el del Conde de Mayalde en el caballo y el picador tampoco estuvo afortunado. Tras la devolución de trastos, y el brindis del torero al respetable, el madrileño comenzó de hinojos la faena, sufriendo un susto pegado a tablas, teniendo que tomar el olivo para evitar males mayores. Dura prueba la que le puso el del Conde de Mayalde a un torero con poca técnica. Mató de estocada. Silencio.

Contó Roca Rey con el favor del público en el recibo capotero. El tercio de varas y banderillas transcurrió sin pena ni gloria. El peruano lo dejó todo para la muleta. No brindó y se fue directo al toro para dejar una tanda rotunda de estatuarios que el respetable recibió de buena gana. Siguió por derechazos, ligando las series y jugando con los tiempos y las distancias. Remató con buenos pases de pecho. Por el izquierdo el toro lo puso más complicado y el peruano tiró de arrestos. Asustó Roca pasándose el toro por la espalda y cerrando la faena por bernadinas muy ajustadas. Mató de estocada entera arriba. El toro tardó en caer, sonó un aviso, obligando a descabellar al torero. Cuando sonó el segundo aviso, y tras marrar con la cruceta, el toro se echó. Hubo petición de oreja, pero el presidente la denegó acertadamente. Roca ni salió a saludar, pese a la petición de oreja.

Se corrió turno al pasar Cayetano nuevamente a la enfermería y Jorge Martínez mató en cuarto lugar a «Joyero», un burraco enorme, que se le cruzó al de Totana en el recibimiento capotero y que se mostró muy simplón en la lidia. Brindó la faena el murciano al respetable. Inició la labor en el tercio, plasmando muletazos templados de buena factura. El toro, aunque noble, no tenía transmisión, y el de Totana intentó llegar al tendido con valentía y compromiso. Extrañamente, la gente no se terminó de entregar. Posiblemente, con otro público, en otro tipo de cartel, la afición le hubiese cantado mejor la gran disposición mostrada por el torero. No se dejó nada el torero dentro, se metió entre los pitones y dejó claro que está capacitado para afrontar retos importantes. Hasta le dieron un aviso toreando. Atronó al bicho de pinchazo y estocada de efecto fulminante. Silencio.

El quinto manseó en los primeros tercios, no se dejó de salida y en el caballo fue de montado a montado, recibiendo picotazos y recorriendo toda la plaza en su huida. Roca Rey lo quiso cuidar para desplegar en la plaza todo su abanico torero, pero el burel, pasó con poca vida por la muleta del peruano en una faena dedicada a su hermano. Le exigió Madrid al torero que alargó demasiado la faena sin que el público terminara de entregarse. Pinchó, tardó en descabellar, se hizo demasiaso el despistado el torero y le dieron los tres avisos, el tercero cuando el toro ya doblaba. Recibió Pitos.

Cayetano salió de la enfermería para terminar su tarde y enfrentarse a «Atrevido» que blandeó en todos los tercios. Lo intentó Cayetano, estuvo voluntarioso, pero el trasteo terminó sin nada destacable.

Ficha:

Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid. Viernes 24 de Mayo de 2024. 13ª de abono de la Feria de San Isidro. Toros del Conde de Mayalde. 1º, bruto y complicado; 2º encastado; 3º con buen pitón derecho; 4º noble pero sin transmisión; 5º manso y 6º deslucido.

Cayetano Rivera Ordóñez (nazareno y oro): Silencio y Silencio.

Andrés Roca Rey (azul azafata y oro): Silencio y Pitos tras escuchar tres avisos.

Jorge Martínez (blanco y oro), que confirmaba alternativa: Silencio y Silencio.

Entrada: Lleno de «No hay localidades»

Incidencias: Cayetano pasó a la enfermería tras lidiar al 2º para ser atendido de «Contusiones y erosiones superficiales. Contusión cervical pendiente de estudio radiológico. Erosión con hematoma en escroto, region parietal derecha y cara anterior muslo izquierdo. Pronóstico reservado que no le impide continuar la lidia»

EL MULETAZO